El “ciberacoso”, más propio de chicas

Hasta un 13% de los adolescentes admite haber sufrido acoso en la Red, según un estudio realizado por universidades europeas y el Centro de Seguridad en Internet entre 2.000 adolescentes de 14 a 17 años de toda España. Y, curiosamente, el fenómeno presenta diferencias en función del sexo: ya sea como víctimas o verdugos, es más frecuente entre las chicas.

“Las chicas son mucho más usuarias de las redes sociales y de las herramientas de comunicación en Internet, que es precisamente donde con más frecuencia se presenta el ciberacoso. Las utilizan durante más horas y tienen perfiles con más amigos. Los varones suelen dedicar más tiempo a los juegos“, explica Guillermo Cánovas, director de la ONG Protégeles, dependiente del Programa de Seguridad de la Comisión Europea.

Según sus datos, los varones están menos dispuestos a invertir tiempo en planear una “estrategia de acoso“, mientras que las niñas “son mucho más metódicas y si, por ejemplo, tienen un problema en clase, discuten con amigas cómo afrontarlo” y planean la estrategia a seguir. Los chicos “son más viscerales” y, ante un conflicto, es más probable el enfrentamiento verbal “o incluso que lleguen a las manos en el patio, y queda ahí. Las chicas tienden a ‘dosificar’ y “es más propio de ellas crear un perfil falso en Internet y enviar mensajes y amenazas“.

El estudio revela, además, que al 90% de las víctimas femeninas el acoso les afecta de forma muy especial en sus vidas, frente al 75% de los varones.

Aumentan un 150% los casos

Entre 2008 y 2012 se denunciaron en España 1.705 casos de ‘ciberbullying’. “En realidad son muchos más, sigue siendo un fenómeno oculto”, explica Guillermo Cánovas. El fenómeno va en aumento: ha crecido un 150% en los últimos cinco años, y continúa en ascenso, en paralelo a la popularización de ‘smartphones’ y tabletas, y al descenso de la edad de inicio en el uso de estos dispositivos.

“Mientras que antes tenían que esperar a llegar a casa para poder conectarse, ahora pueden hacerlo desde sus tabletas o sus teléfonos inteligentes en cualquier momento del día”, explicado Cánovas. Además, “hay menores que no serían capaces de acosar presencialmente, pero sí en internet“, refugiados en el anonimato. “Las herramientas en sí mismas no generan agresividad o violencia, pero dan lugar a que algunos se atrevan a cosas a las que no se atreverían físicamente”.

Este tipo de acoso tiene unas características que lo hacen especialmente preocupante. Por un lado, la participación de terceros, a veces sin conocer a la víctima, que hace que se multiplique el número de acosadores. Por otro, puede perdurar en el tiempo, de modo que, incluso cuando ha terminado el problema en el centro escolar, el acoso puede continuar en Internet. Puede ser un grupo de Facebook titulado “Odio a Carlos”, un falso perfil de la víctima, propagación de rumores o fotos con comentarios humillantes…

Y no da ‘tregua’ al acosado. Hasta ahora, la víctima sufría el acoso en el colegio, pero fuera de horario escolar estaba tranquilo. El ‘ciberbullying’ le priva también de eso. “Los menores acceden ahora a las redes sociales, a sus correos o a otros contenidos de forma constante a lo largo de todo el día. La consecuencia para los menores acosados es que no pueden descansar, no pueden desconectarse de la situación de acoso, y se sienten amenazados o perseguidos estén donde estén. Pueden recibir mensajes en el autobús, en su dormitorio, en vacaciones… la situación de acoso les acompaña allá donde vayan“, explica Ana Oliaga, psicóloga de Protégeles.

De acosado a acosador

El estudio auspiciado por la Comisión Europea ofrece otro dato sorprendente: el 47,8% de los adolescentes europeos que ha sido víctima de acoso se ha convertido posteriormente en acosador. El 70% que ha sometido a alguien a ‘ciberacoso’ reconoce acosar a otras personas. El 18,3% reconoce hacerlo semanalmente.

La autoestima es una constante en los acosadores. Una autoestima a la que ellos llaman “respeto” y que en realidad responde más a autoritarismo. “Se basa en utilizar el rechazo y el ataque público hacia otros para intentar reafirmarse, controlando o machacando a otros menores”. “Nos sorprende y preocupa la cantidad de menores que, habiendo sido víctimas de ‘ciberacoso’, después son capaces de reproducirlo sobre otros compañeros y someterles a la misma tortura” señala Cánovas.

Además, la mayor parte de los acosadores dice no ser consciente del daño que infligen, que califican de “broma”. Hasta que no ven los efectos que provocan en las víctimas, no se percatan.

El papel de los colegios

Por otra parte, Cánovas percibe un cambio en la percepción del acoso por parte de los centros escolares. Hasta un 7% de las llamadas que recibe la línea de atencion de Protégeles procede de colegios. “Muchos colegios no saben aún hoy que tienen la obligación de intervenir en los conflictos que se produzcan entre sus alumnos, aunque éstos sucedan fuera de las instalaciones escolares. En el caso del ciberacoso se trata de una obligatoriedad muy clara, ya que además estas situaciones suelen estar directamente relacionadas con otros hechos que se producen también dentro del recinto”.

Por este motivo, la Comisión Europea ha puesto en marcha la campaña Superkids online, que arranca este martes en España, Dinamarca, Italia y Polonia. Dirigida a profesores y alumnos de entre 10 y 12 años, ofrece una página web con vídeos, documentos y ‘tests’ para abordar el problema desde los centros escolares.

Fuente: www.elmundo.es

Anuncios

Publicado el 16 abril, 2013 en Internet Seguro: Estudiantes UPCT-Alia2. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: